Ayer a la mañana me desperté sin saber que por la noche iba a ver por primera vez un recital de Fito Páez. ¿24 años de vida y nunca lo había visto? No. Y no es que no me guste; me gusta mucho. Pero no había tenido la oportunidad. Hacía varias semanas que publicitaban el show en el Teatro Municipal, pero cuando quise comprar entradas, ya estaban agotadas :( Resignado a perdérmelo, el jueves por la tarde casi no me acordaba del evento, cuando un mensaje de un compañero de la facu llegó a mi celular. Le sobraba una entrada y me la ofrecía. Sin dudarlo de dije que si, nos vemos 8, 8:30 en la puerta ya que las que tenemos no son numeradas. Un rato antes de las 8 manejé hasta el centro, cuando doblé en Juan de Garay, la calle al costado del teatro, todos los lugares en los que podía estacionar estaban ocupados. Seguí de largo, vuelta a la manza, otra vuelta. No puede ser. 8:20. Me alejo unas cuadras más y veo un lugar entre un remís y una camioneta. Todavía no estacioné nunca en la ciudad en un espacio tan chico. 8:25. Hago el intento; balizas, para atrás, para adelante, para trás. Me bajo, cierro, alarma, lo miro. Mmmmmmm no me convence, la cola sale un poquito para afuera. Me vuelvo a meter en el auto, unas maniobras, me vuelvo a bajar. Mmmmmmm no me convence, repito el procedimiento. Me vuelvo a bajar, lo miro, igual que al principio. 8:32. Teléfono, Martín (de la facu). Estamos en la puerta por entrar, apurate. Ya estoy. Empiezo a correr, media cuadra, me freno. ¿Puse la alarma? Me vuelvo. Si, la puse. Vuelvo a correr, llego a la esquina y me doy cuenta que estoy a 3 cuadras del teatro. No estoy en forma, sigo corriendo. Llego, voy por la entrada principal, solo plateas, doy la vuelta. Lo encuentro a Martín y agitadísmo entro a subir escaleras hasta que llegamos a nuestros lugares, arriba de todo pero bien al medio: Me encantó la relación precio/beneficio de nuestros asientos. De cuando empezó el recital en adelante no puedo contar mucho, solo que fue impresionante cuando se apagaron las luces, entro Rodolfo Páez y desde arriba vi cientos de cuadraditos de luz (los displays de cámaras y celulares) y flashes que como relámpagos iluminaban el escenario. [gallery] Un post distinto a los que suelo hacer, y con unas descripciones a veces forzando la realidad para hacerlo más cómico :) La mayoría de las fotos son del blog Welcome. Gracias.