Backup de recuerdos

Este post fue migrado de un blog hecho con Wordpress. Si se ve mal, dejame un comentario y lo arreglo.

Hoy dedicamos gran parte de la noche a recuperar recuerdos. Estaban encerrados en discos externos que ya no andaban y en cintas magnéticas para las que no había lector.

Lo divertido del caso es que en nuestra vida digital vamos acumulando gigabytes y gigabytes de recuerdos, muchos se pierden con un dispositivo que se rompe y otros los salvamos en un backup casero: diquetes, unidades zip o discos externos. Cuando tenemos los recuerdos en el medio externo, al reparo del cataclismo en el que podría caer la máquina de la que los rescatamos, ya estamos tranquilos. La tranquilidad de que "siempre podremos recuperarlo" nos es mas valiosa y útil que el recuerdo en si mismo.

Comentarios

Comments powered by Disqus